La pólvora

Plan PICE Junta de Castilla La Mancha

Anda estos días el gobierno regional enfrascado en dar a conocer que dos años después de llegar al gobierno que tienen un plan para recuperar la maltrecha economía regional. Un plan que han llamado PICE y que se sustenta en el apoyo al comercio, al turismo, a la agricultura y al fomento. Cuatro patas básicas, cuatro pilares en los que se detalla una serie de ideas para recuperar la senda del crecimiento económico en la región.

Es lo más tangible que le hemos visto a la administración de Cospedal en torno a la idea de crecimiento, ya que hasta ahora todo había sido austeridad. A la presidenta le hemos oído ideas buenas y sensatas, como la de convertir al sector agroalimentario de la región en puntero a nivel internacional (hasta ahora las principales empresas de alimentación están radicadas en Cataluña), del impulso que había que darle a la caza, y quejarse del elevado papel que tiene el sector público en Castilla – La Mancha que nos perjudica en términos de competitividad.

Con el PICE pareciera que han inventado la pólvora pero no. Este plan no deja de ser un heredero de las políticas que desde hace 20 años se vienen implementando para aprovechar los fondos europeos al desarrollo de las zonas deprimidas y evitar el despoblamiento del mundo rural. Es decir, más de lo mismo. De hecho algunas de las ideas que contiene este plan ya estaban plasmadas en los ochenta, lo que nos da la dimensión de lo lento que avanza la comunidad autónoma y de la dificultad para implementar cambios. En este plan no se proponen nuevas palancas de crecimiento.

Del PICE llama la atención que vuelve a aparecer el fomento a las energías renovables, a pesar del decreto ministerial que paralizaba su desarrollo y del silencio de la Junta a este respecto. También se echa de menos una mención a la industria aeronáutica, y no hablamos de aeropuertos sino de cómo aprovechar el conocimiento que dejan en la región empresas como Airbus o Tecnobit. Asimismo falta algo más de definición respecto al papel de la industria de la construcción (que no la construcción en sí) al papel de las TIC, a la asistencia sociosanitaria en una región sumamente envejecida, el desarrollo de las empresas que prestan servicios a empresas y al papel que debe jugar la industria manufacturera.

Pero sobre todo se echa de menos la pasta. El crédito, el desarrollo del sector financiero regional y nuevos incentivos para atraer inversión más allá de las subvenciones de Bruselas. Eso debería ser el primer paso. Porque Cospedal podría estar cayendo en el mismo error que acertadamente denunció y que tanto criticó en la oposición: que es el hecho de crear una economía subvencionada en la que para hacer un negocio haya que pedirle permiso a la Junta.

Será eficaz el plan, pues sí. Será eficaz en tanto en cuanto la Junta tenga pólvora y pólvora tendrá en tanto en cuanto le venga dinero en forma de subvenciones de Bruselas; como ya reconoció por otro lado la consejera Carmen Casero. Pero, ¡ay amigo, qué fácil es tirar con la pólvora del rey!

Anuncios
Publicado en Economía | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

HEMESIC 2013

Hoy es Marketing ESIC 2013

Tras cuatro años y medio he vuelto a Madrid, y por primera vez he asistido al Hoy es Marketing. Ha sido como evadirse de la realidad económica por un minuto, quizás no tanto evadirse, pero sí una oportunidad para dulcificar un poco la visión de los negocios. Como si fuera una burbuja en cuyo interior se puede respirar aire limpio o menos viciado, una burbuja multinacional. Es el principal evento del sector, donde se dan cita los grandes expertos de las principales empresas españolas. Ejecutivos que, también, andan preocupados por la crisis porque ya no ganan como antes. Atenazados por un mercado a la baja en el que cada dos por tres se cuestionan si hay que bajar precios. Una pregunta ha sobrevolado durante el día de hoy la atmósfera del Salón de Congresos de IFEMA: ¿cómo generamos valor?

En el mercado se puede competir de dos maneras diferentes: siendo el más barato, o siendo el más prestigioso. Son dos extremos entre los cuales todas las empresas plantean sus estrategias de venta. El caso es que quizás sea por la pompa del evento o porque cada cual lleva sus miserias en silencio, todo el mundo afirma estar como una puta de lujo, es decir, jodido pero contento. Han sido ocho horas de lo más completas en las que cada cual ha dado su receta para sostener ventas y todos se han mostrado optimistas. Convencidos de que para subsistir hay que hacer cosas diferentes todos han lanzado la idea de que hay que esforzarse más y que la manera en que hacíamos los negocios está a punto de pasar a la historia.

Luego sales de IFEMA y te das cuenta que el mundo es de otra manera, que la gente es bastante más pesimista. Al menos en Ciudad Real, al menos en Castilla – La Mancha, al menos por lo que palpo cada vez que departo con algún destacado empresario. Que todos están esperando quietecitos y guarecidos a que escampe. Mientras, poco a poco, sube la marea de este tsunami que empezó por los tobillos y ya llega hasta el cuello, amenazando con arrastrar a nuestras empresas a una fosa abisal.

Pero sobre todo lo que me pregunto tras salir de Hoy es Marketing es por qué es tan difícil hacer negocios ahí fuera si dentro al escuchar las ponencias parece tan claro el camino a seguir. Y la otra pregunta casi retórica es por qué en Castilla – La Mancha y en Ciudad Real seguimos posicionados y comunicando al mercado de la misma manera tras cuatro años. Con la misma cerrazón, regateando céntimos mientras perdemos fajos de billetes, escamoteando descuentos y devaluándonos continuamente. Queriéndonos curar con remedios en los que la única medicina aplicada ha sido aquella medieval de hacer sangrías. Pero no hay respuestas fáciles ni simplonas a la madre de todas las preguntas. ¿Por qué nos cuesta tanto hacer buenos tratos?

Publicado en Empresas | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Las masas

Cospedal hipotecas

El titular de La Vanguardia fue rectificado horas después.

“Habrían de no obrar sobre los periódicos los intereses inconfesables, de sus empresas; habría de mantenerse el dinero castamente alejado de influir en la doctrina de los diarios, y bastaría a la prensa abandonarse a su propia misión para pintar el mundo del revés”.  No lo digo yo, lo dijo Ortega y Gasset sobre la prensa, pero podría aplicarse hoy día.

María Dolores Cospedal la ha liado pero bien con una de esas frases muy suya en torno al pago de las hipotecas. Yo lo entiendo como un pequeño homenaje a Margaret Thatcher ante la frustración de no haber podido asistir a su funeral por cuestiones de agenda. Primero se decía que los del PP pagaban la hipoteca antes que comer, luego que los del PP se apretaban el cinturón para pagar la hipoteca. Da lo mismo, el mensaje pierde fuerza ante el arrollador empuje del relato colectivo. En cualquier caso, lo mires por donde lo mires, no hay manera de abordarlo en términos de comunicación política porque la postura del PP respecto a los desahucios es difícil de comprender.

La frase hubiera podido ser admisible en 2008, en 2009, inclusive en 2010, pero no en 2013 cuando la renta de las familias españolas ha caído abruptamente, más de una cuarta parte de la población en edad de trabajar no lo consigue, una de cada cinco es pobre y en 2011 se ejecutaron más de 100.000 desahucios. Los efectos de la crisis en los más pobres están siendo demoledores

Lo que pone de manifiesto lo ocurrido con el hagstag #Cospedalhijadeputa es la peligrosa mezcla que supone Internet y las redes sociales como mecha de una sociedad que se ha convertido en masa embrutecida. Ortega lo explicaba estupendamente en La Rebelión de las Masas.

Pretender la masa actuar por sí misma es, pues, rebelarse contra su propio destino, y como eso es lo que hace ahora, hablo yo de la rebelión de las masas. Porque a la postre la única cosa que sustancialmente y con verdad puede llamarse rebelión es la que consiste en no aceptar cada cual su destino, en rebelarse contra sí mismo. […] Cuando la masa actúa por sí misma, lo hace sólo de una manera, porque no tiene otra: lincha. No es completamente casual que la ley de Lynch sea americana, ya que América es, en cierto modo, el paraíso de las masas. Ni mucho menos podrá extrañar que ahora, cuando las masas triunfan, triunfe la violencia y se haga de ella la única ratio, la única doctrina. Va para mucho tiempo que hacía yo notar este progreso de la violencia como norma. Hoy ha llegado a un máximo desarrollo, y esto es un buen síntoma, porque significa que automáticamente va a iniciarse un descenso.
Twitter polémicas

Las redes sociales reaccionan contra Cospedal y su frase de las hipotecas

Efectivamente hay una sed de sangre en la sociedad como ya dije en un post anterior. Un deseo furibundo de machacar a la política y a los políticos que hasta el momento se ha manifestado a través de los escraches y que podría tomar una deriva peligrosa. Dios quiera que Cospedal no haya encendido la mecha de un polvorín. Las masas empobrecidas dieron lugar al advenimiento del III Reich en Alemania.

Pero sobre todo, lo que provocan frases como ésta es un distanciamiento de la ciudadanía que ha de votar en dos años y que ha perdido la esperanza en la salida de la crisis. Frases como estas tumban gobiernos, frases como éstas sentencian a los políticos. Lo que no acaba por comprender Cospedal es que las próximas elecciones no las van a ganar las ideas, ni los mensajes; ambos han sucumbido al descrédito colectivo. Las próximas elecciones las van a ganar las buenas personas y las humildes, aquellas que más se parezcan al votante de a pie. Por eso cuesta tanto entenderla.

Publicado en Política | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

El anzuelo

El anzuelo

Hay que reconocer que de vez en cuando el gobierno del PP tiene buenas ideas. Este es el caso de la próxima visita a Londres de la presidenta Cospedal y el staff de las consejerías de Economía y Hacienda para mantener encuentros con tres de los principales fondos de inversión del mundo: BlackRock, GIC Singapore y Schroders Investments. Los mismos que también se dedican a evadir capitales. Será en Londres y durante dos días. No hay mal que por bien no venga y el papelón del ‘finiquito en diferido’ ha servido para que nuestra presidenta, por una vez, ocupe los lunes en defender los intereses de la región en vez de ocuparse de los líos y devaneos de la calle Génova. En cualquier caso el mérito se lo atribuyo a Arturo Romaní, que se está convirtiendo en el factotum económico de la Junta. Lo siento por Carmen Casero, porque me cae bien, pero da la sensación de ser un peso pluma.

El caso es que la plana mayor de nuestro gobierno va a estar en la City de comerciales, vendiendo las oportunidades de una región que presume de haber puesto coto al déficit en un año y de ser un lugar barato que ofrece grandes rendimientos para invertir merced a su proximidad a Madrid. Tirando el anzuelo a ver si pescan algún gestor de fondos de peces gordos de esos que tienen el dinero por castigo y no saben qué hacer con él. Eso no es nuevo, pero suena a nuevo. Se lo oímos muchas veces a Barreda pero no terminamos de creérnoslo. Quizás sea porque uno de los errores del socialismo castellano-manchego sea creer que el sector privado representa un mal y un vicio necesario para el buen gobierno del sector público. Aunque viendo la casta de empresarios que tenemos por nuestros lares no les culpo del todo por pensarlo.

Movilizar inversión extranjera es fundamental para reactivar el consumo y consecuentemente el empleo en Castilla – La Macha. Aquí tenemos un ramillete de pymes competitivas y con un alto componente de I+D+i. Algunas de las empresas que mejor marchan en bolsa en el IBEX tienen en empresas de la región a sus mejores proveedores de bienes y servicios. Es el caso de Día (Mercadona no cotiza), OHL o Técnicas Reunidas; multinacionales de la distribución, agroalimentarias, químicas o de la ingeniería civil que subcontratan en las pequeñas pymes de la región. El capital privado puede ser decisivo para que crezcan y abran mercados. Si sólo vienen al olor de las oportunidades sanitarias sería una gran decepción.

Si lo consiguen quizás hayan empezado a expiar algunos de los pecados que han cometido en estos casi dos años de gobierno. Pecados que comenzaron cuando ni siquiera habían tomado posesión, en el momento en el que dijeron que eramos la Grecia de España [Tirado’s dixit]. Es el momento para el capital riesgo, el bueno, el que hace crecer compañías a tres o cinco años vista. Para nuestra desgracia en Castilla- La Mancha de eso hay poco, tan sólo la Fundación Horizonte XXII de Globalcaja, pero no dan abasto.

Publicado en Política | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Pago a proveedores

Diputación de Ciudad Real, pago a proveedores, carreteras, facturas

Abres el periódico, escuchas la radio o ves la televisión y no haces más que oír a alcaldes anunciando el mencanismo de pago a proveedores. Facturas atrasadas sin pagar que salen de los cajones para por fin cobrarse. Estoy seguro de que muchos pequeños y medianos empresarios se van a poner contentos o al menos andarán menos resignados cuando cobren todos los trabajos que les debían los ayuntamientos y diputaciones.

Todos deben, todos piden prestado menos la Diputación de Ciudad Real que decidió invertir un día los términos para administrar como se debe. Porque la práctica habitual en las facturas impagadas es que el empresario hinche la factura hasta el máximo indecible para descontar el impago de las administraciones y no asumir los costes financieros derivados de tener que ir al banco a que te descuenten la factura o tener que avalar con tu patrimonio las obras y servicios que prestas al Estado y que salen de tus impuestos.

En Ciudad Real se han firmado 11 millones de euros, que según Rosa Romero son menos que los 35 que ha tenido que firmar Joaquín Hermoso en Puertollano. Todos sabemos la rivalidad de las dos ciudades y no es menos cierto que esta tónica se repite en muchos otros municipios.
El problema no es la cantidad sino la actitud. Un buen gobernante debe decir muchas veces que no para poder decir en alguna ocasión que sí. En Castilla – la Mancha los empresarios se agolpan a las puertas de las administraciones para pedir obras para ser proveedores y lo más fácil es consentir aunque no se pueda pagar lo que se encarga.

Por eso el caso de Ciudad Real es paradigmático. Obras las contadas, pago a 60 días y obligación a los proveedores a hacer importantes quitas en los presupuestos aminorando el coste de los servicios que se prestan a la administración. Así se administra y eso es un buen gobierno, más allá del color político que se tenga. La eficacia en la administración de una empresa o una administración no radica únicamente en la capacidad para generar ingresos. Una máxima de las finanzas es que si te cuesta generar ingresos difícilmente serás rentable, pero si no controlas los costes nunca sobrevivirás. Los costes financieros son relativamente fáciles de evitar a no ser que quieras hacer de buen samaritano con los bancos.

Publicado en Política | Etiquetado , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Compra de proximidad

Los huevos de granja de toda la vida saben mejor

Últimamente me fijo bastante en los precios de todo, especialmente de la gasolina. Como cada vez cuesta más dinero moverse a un sitio o a otro también he cambiado la manera de hacer la compra. Ahora busco productos más económicos y que mantengan el sabor que tenían cuando yo era pequeño. También he optado por el autoconsumo o por la compra sindicada, es decir, ponerme de acuerdo con mis padres para comprar tal o cual cosa y conseguir mejores precios.

Siempre he pensado que para un correcto control de los gastos lo mejor es la compra de proximidad. Mi lógica es sencilla, cuantos menos kilómetros recorre un producto desde que se produce hasta que se consume, más fácil es que tenga un precio razonable. Apostar por lo local tiene sus ventajas, especialmente en la alimentación. Eso es algo que no suelen comprender las grandes superficies. Exprimen a sus interproveedores al máximo para obtener buenos precios que luego no lo son tanto debido al coste de la distribución y al gran margen de beneficio que se quedan ellos. El resultado para el consumidor es que acaba pagando lo mismo por un producto peor, porque el proveedor recorta en la calidad del producto o el sueldo de los trabajadores y así continuamente. Aún así sigo comprando marcas blancas, pero cada vez menos. Prefiero marcas menos conocidas, cuyo precio se acerca al de la marca blanca, o comprar a pequeñas tiendas. Por eso, en mi casa compramos el pan al panadero de toda la vida, los huevos nos los traen de una granja cercana y la fruta y la verdura la cultivamos nosotros en las tierras de la familia.

La tendencia se nota especialmente en la fruta y la verdura y de ahí que cada vez más personas se estén dando al autoconsumo. Es normal que el ciudadanos e indigne cuando ve que el desplome del precio del melón hace que muchos se queden en el campo, o que las mejores naranjas se tiren al suelo sólo porque tienen alguna mancha o pupa y su apariencia no es la que aparece en el folleto del supermercado. Quizás a la fruta deba aplicarse el mismo dicho que a las personas, que la belleza está en el interior. En efecto, en la decisión de compra nos dejamos guiar demasiado por la vista y poco por el olfato o el gusto, algo que no pasa en los bazares persas donde las cosas se venden a granel. Primero pruebas el género y si te gusta luego compras.

Publicado en Economía | Etiquetado , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Números rojos


Tengo un amigo que trabaja en banca. Somos amigos desde hace años. Estudiamos juntos y hasta nos sacamos el carné de conducir a la vez. Es un auténtico figura y lleva la banca en la sangre. Habla el lenguaje de los negocios como nadie, se desenvuelve bien entre números y, aunque a veces se comporta como si careciese de escrúpulos, sería capaz de confiarle mis inversiones porque le considero honesto y honrado.

El hombre ha tenido la mala suerte de salir ahora al mundo laboral y a un sector en concreto que pasa por las peores horas que yo haya conocido. Ha pasado por diferentes cajas de ahorros y bancos siempre con contratos temporales, siempre dándolo todo y demostrando la profesionalidad de la que personas de dilatada trayectoria carecen. Ahora hace 150 kilómetros todos los días en coche para ir a su puesto de trabajo. Recorre de punta a punta Ciudad Real para trabajar en la oficina de una caja de ahorros de una cabecera de comarca. Antes de eso trabajó en otro pueblo cerca de Valdepeñas y suplió durante 6 meses la baja maternal de una mujer en Madrid, en el corazón financiero de uno de los grandes bancos patrios. Allí formaba parte del equipo de trabajo que gestionaba los grandes fondos de pensiones de acaudalados magnates, entre ellos los propios directivos del banco. En concreto, él llevaba la parte del País Vasco.

Una vez visité el pequeño estudio que había alquilado cerca de Serrano. Le salía carejo pero con lo que cobraba por esa suplencia se lo podía permitir. Era un cubil de 30 metros cuadrados, con un pequeño baño y una miniatura de cocina tras una barra americana. Uno de esos pisos al estilo japonés en el que sientes que vives como en una burbuja, ideal para aquellos que, como él, responden al perfil de ejecutivo agresivo y pasan poco tiempo en casa. Simplemente un lugar decente donde caerse muerto. Era el sitio ideal para mi que partía de vacaciones y no quería hacer noche en el aeropuerto. Hacía años que no le veía y me contó como era su nueva vida y lo que hacía hasta cierto punto. Tenía un contrato de confidencialidad, ya saben por aquello del secreto bancario. No llegué a interrogarle al estilo periodístico, simplemente me conformé con leer sus silencios, que me hablaban de los mil y un vericuetos que usan los ricos para no tributar y tener una jubilación dorada. Estaba contento, ganaba mucho dinero con los bonus y tenía la confianza de poder quedarse allí porque estaban contentos con él. Hasta tenía que aguantar el acoso sexual de una compañera divorciada a la que evitaba todos los días con el mayor respeto y disimulo. Evidentemente no se quedó en el puesto. Ahora sigue buscando su lugar dentro de una banca comercial repleta de pirañas, simplemente porque quiere a su novia y se niega como muchos otros a emigrar. Si no fuese tan bueno no tendría trabajo, estoy seguro.

Su historia contrasta con la del director de una oficina bancaria al que escuché decir al otro lado de una mesa mientras me comía un bocadillo en un bar, que habían vendido participaciones preferentes sin saber lo que vendían. Se lo decía a un compañero de trabajo al que aseguraba que las colocaron bien porque tenían rentabilidad. Engañaban a sus clientes pero se excusaba asegurando que a su vez ellos estaban engañados por la alta dirección. Es la bancarrota moral de la que hablaba ese ejecutivo de Goldman Sachs que dimitió y mandó su carta al New York Times. Moraleja: el banco nunca pretende que ganes dinero, sólo le importa el dividendo que él obtiene cuando te coloca un producto financiero. Yo lo sé, pero hay jubilados que no.

Son dos historias de personas reales que dan la cara cuando te acercas a una oficina bancaria. Dos peones de un sistema que lleva cuatro años reestructurándose y dirigiendo las pérdidas de los años de especulación mientras se entrega a la avaricia y la usura. Los tiempos en que trabajar en un banco era sinónimo de reputación y prestigio han acabado. Ahora los empleados de banca son hormigas azotados por el mismo extenuante trabajo que desarrollamos los demás mortales, aunque ellos lleven corbata para dar imagen. Las fusiones de bancos y cajas han desembocado en olas de despidos, traslados y en condiciones salariales leoninas.

No creo que mi amigo haga huelga a pesar de que trabaja de una manera alienante en la más pura de las definiciones marxistas. Para su actual banco él es sólo un número. Si hiciese huelga sería un número rojo; y todo número rojo que queda al descubierto en estos días corre riesgo de deshaucio y bancarrota eterna.

Publicado en Finanzas | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario